BUSCA TU TAREA

Cargando...

lunes, 18 de mayo de 2009

EL MAESTRO DE CEREMONIAS

MAESTRO DE CEREMONIAS
FOTO: MAESTRO DE CEREMONIAS



El Maestro o la Maestra de ceremonias está al servicio de las empresas, organizaciones o personas naturales que necesiten a un conductor, presentador y/o animador para conseguir que el programa de su evento sea el más sobrio, formal y ameno posible.

La dicción que utilizará tiene que ser la más óptima y el lenguaje debe adaptarse al tipo de público, lugar y trascendencia del evento.

La labor del Maestro de Ceremonias demanda mucha experiencia pues el programa oficial del evento termina siendo solo una guía, o un guión, que en cualquier momento necesitará de cambios o improvisaciones inevitables que sólo un amplio bagaje escénico y cultural del profesional a cargo de la conducción permite superar.


LA LABOR DEL MAESTRO DE CEREMONIAS

Eminentemente la labor principal del maestro de Ceremonias es la de presentación, pues es el encargado oficial de anunciar al personaje y el tema que continúa, describir sinópticamente el acto que viene, preparar al público para la atención debida, pedir solemnidad en determinados momentos y acompañar con algo de fino humor las esperas propias de actos en vivo.

Hay muchas ocasiones en las cuales el programa del evento termina siendo sólo un guión pues los acontecimientos determinan la variación del orden y a veces la desaparición de alguna sección del programa. Son esas situaciones imprevistas las que ponen a prueba al calidad y la experiencia de un Maestro de Ceremonias.

La palabra, la voz y la imagen completa de este presentador son las que dan, en gran medida, la identidad, el estilo y hasta a veces el éxito del evento. Por esa razón es imprescindible desarrollar constantemente el nivel de los Maestros de Ceremonias.

No olvidemos que muchos autores de libros del área de Comunicación Oral insisten en que el maestro de ceremonias sea un profesional universitario y que sea la formación y la experiencia las que determinen su estilo. Aquí en el Perú hay tanto improvisado que funge de maestro de ceremonias y eso ha devenido en una disminución de la imagen de esta importante función.

En Ceremonias de graduación, de incorporación de nuevos miembros de un Colegio Profesional o en cualquier acto protocolar se necesita de mucho cuidado en la dicción y en el contenido mismo de las locuciones. El maestro de ceremonias es quien da la pauta para el buen desarrollo del programa, el cual debe contemplar los tiempos para cada presentación, los espacios necesarios para no causar tedio al público y por supuesto, nunca dejar de lado el humor, que es una herramienta ideal para no aburrir.

FUENTE: Lic. Hamilton Segura Farfán

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada